La importancia del Calcio y el Magnesio en la salud osteoarticular

El calcio es el mineral más abundante en el organismo. Cerca del 99% del calcio corporal está depositado en los huesos y dientes, mientras que el resto lo está en los tejidos blandos (músculos, tendones, grasa, vasos sanguíneos…). La proporción Calcio/Fósforo en los huesos es de 2,5 a 1. Para que el calcio actúe adecuadamente debe estar acompañado por el Magnesio, el Fósforo, y las vitaminas A, C y D. Sus principales funciones corporales a nivel osteoarticular son: desarrollar el sistema óseo (huesos y dientes) sobre todo en la niñez y la juventud, mantener un sistema óseo saludable, fomentar en compañía del Magnesio la salud cardiovascular.

El calcio lo encontraremos en: espinacas, brécol, coles de Bruselas, semillas de girasol, cacahuetes, nueces, alubias secas, hortalizas, cereales, granos de sésamo, sardinas, salmón, productos lácteos, etc.

Durante años la atención para el cuidado de nuestros huesos fue puesta en los macro nutrientes (calcio y fósforo) debido a su preponderancia cuantitativa. Pero, poco a poco, la investigación científica ha ido demostrando que existen todo un conjunto de minerales de crucial importancia para la salud del tejido óseo y articular, entre ellos encontramos el magnesio:

El magnesio: este mineral está presente en todas las células del cuerpo y participa en numerosas reacciones enzimáticas. El 60% del magnesio está en nuestros huesos (1gr de Mg x cada 8gr. de hueso). Este mineral es indispensable para la salud, numerosos trastornos están asociados con un bajo aporte de Mg.

El magnesio es tan importante como el calcio para la salud ósea, mantiene los huesos, articulaciones, cartílagos y dientes en buen estado. Tiene funciones similares al calcio, aunque son antagonistas si se encuentran en cantidades excesivas. Evita la formación de cálculos de oxalato cálcico en los riñones.

En la dieta moderna es frecuente un bajo aporte de magnesio. Es importante para la síntesis de proteínas, interviene en la producción de la hormona paratiroidea, mejora la absorción del calcio y facilita la conversión de la vitamina D en su forma activa (1,25 dihidroxicolecalciferol). Ejerce un efecto protector sobre el sistema cardiovascular. También participa en la activación de las vitaminas del complejo B, algunas de las cuales son de gran importancia para la salud del hueso. El magnesio ayuda a la regeneración de los huesos. Las mujeres que sufren de osteoporosis presentan niveles bajos de magnesio.

Lo encontramos presente de forma natural en legumbres, limones, pomelos, higos, manzanas, maíz, almendras, nueces, avellanas, semillas y vegetales de color verde oscuro.

Si quieres saber más sobre tu dieta, completamente personalizada y rica en nutrientes, te animo a que vengas a verme o contactes conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s