CÁNCER: EL RETO ES LA PREVENCIÓN e INTENTAR MEJORAR SÍNTOMAS (PARTE II)

El mes pasado ya os hablé acerca de las características generales de la dieta anti cáncer. Ahora voy a continuar con algunas recomendaciones para la quimioterapia y radioterapia que, en ningún caso, sustituyen los consejos de vuestros médicos especialistas.

Recomendaciones para la quimioterapia:

Para mejorar la efectividad

Determinados nutrientes pueden potenciar los efectos de fármacos de quimioterapia específicos. La adición de los nutrientes apropiados incrementa la eficacia terapéutica. Se deben administrar desde al menos dos semanas antes de la quimioterapia y hasta el final de la misma. Efectos: normalización de la división celular, incremento de la apoptosis (destrucción de células dañadas), aumento de la captación de los medicamentos por parte de las células tumorales, reducción de la resistencia medicamentosa, estimulación de la diferenciación celular normal.

  • Melatonina: el consumo de 1-3 mg de melatonina por la noche puede duplicar las tasas de respuesta y de supervivencia al cabo de un año en diversos tipos de cáncer en estadio IV. Reduce la toxicidad: trombocitopenia, neurotoxicidad, cardiotoxicidad. No tomar sin supervisión médica o de un profesional experto, puede provocar bajadas de tensión arterial, problemas en personas diabéticas, interacción con medicamentos, etc.
  • Té verde: en el ratón, incrementa en 2,5 veces los efectos inhibidores de la doxorrubicina frente al tumor de Ehrlich productor de ascitis (líquido en el abdomen). Su efecto solamente se observa sobre las células tumorales, no sobre las sanas.

Para reducir los efectos adversos:

Las variaciones en el mecanismo de acción y en la vía de eliminación de cada fármaco de quimioterapia causan alteraciones en ciertos órganos. Se pueden minimizar los efectos adversos mediante medidas de apoyo nutricional a lo largo de todo el tratamiento; las lesiones causadas por los medicamentos pueden ser irreversibles.

Medidas generales en todos los casos: hidratación óptima, dieta saludable, complejos polivitamínicos de potencia elevada y específicos para cada tipo de cáncer.

Es importante conocer cada fármaco utilizado y las interacciones que presenta con los nutrientes, así como las contraindicaciones, especialmente en los casos en los que se utilizan combinaciones de medicamentos. La selección de nutrientes y plantas medicinales apropiados es compleja y depende de muchos factores.

Recomendaciones para la radioterapia:

La radioterapia altera el ADN de las células causando apoptosis (destrucción células dañadas) en el ciclo de mitosis (reproducción de las células) siguiente.

Los tratamientos naturales incrementan el efecto tumoricida o evitan la necesidad de disminución de las dosis a consecuencia de los efectos adversos (radioprotección). Entre los elementos radiopotenciadores naturales están los siguientes:

  • Melatonina (leer con atención y responsabilidad el punto más arriba explicado)
  • Flavonoides: genesteína (el más activo) y quercetina.
  • Withania somnífera (ashwaganda): radiosensibilizador.
  • Extracto del hongo Coriolus: incrementa la supervivencia y potencia la inmunidad.

 Resultado de imagen de flavonoides

Radioprotección:

Son útiles todos los antioxidantes. Las dosis convencionales de los antioxidantes existentes en los complejos polivitamínicos de alta potencia no reducen la eficacia de la radioterapia pero protegen las células normales. Los antioxidantes son fundamentales en la secuencia de la apoptosis; inducen la apoptosis tras la radioterapia.

  • La glutamina protege las mucosas durante la radioterapia, facilita la curación de la enteritis (inflamación del intestino) y la proctitis (inflamación de la mucosa del recto-últimos 15 cm del intestino grueso) inducidas por la radioterapia.
  • Los alquilgliceroles y el escualeno mantienen la función de la médula ósea y los recuentos leucocitarios (glóbulos blancos-defensas del organismo) durante la radioterapia. El escualeno prolonga la supervivencia tras la aplicación de dosis letales de radiación corporal total.
  • Agentes tópicos para reducir la sensación de quemazón en la piel durante la radioterapia: gel de aloe vera (el más eficaz es el de las hojas recientes), vitamina E, cremas de metilsulfonilmetano, cremas de caléndula. Aplicados por la noche durante todo el tratamiento; sin embargo, es necesaria su retirada antes del tratamiento para no modificar la penetración o la dispersión de los haces de radioterapia.

 

Mis ánimos sinceros y apoyo para todas las personas que sufren algún tipo de cáncer.

Anuncios

CÁNCER: EL RETO ES LA PREVENCIÓN ( I PARTE )

El cáncer es un conjunto de más de 200 enfermedades caracterizadas por el crecimiento incontrolado, la proliferación y la diseminación de células anómalas. Su diagnóstico y su tratamiento varían en función del tipo y la localización de las células del cáncer, la extensión total del tumor, el estado de salud y el nivel de rendimiento del paciente, los tratamientos previos administrados y los regímenes terapéuticos convencionales considerados en la actualidad el estándar de tratamiento.

Evidentemente la prevención debe tener prioridad sobre el tratamiento. La aparición del cáncer está relacionada con dos factores combinados: la susceptibilidad genética y la exposición ambiental a carcinógenos. Los factores ambientales contribuyen a más de la mitad del riesgo en los 11 cánceres más frecuentes. La naturopatía, la Dietoterapia y la medicina Ortomolecular reducen los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida y contrarrestan algunos factores genéticos.

Características generales de la dieta anti cáncer

Evitar los alimentos relacionados con el cáncer:

✓ Aceites vegetales hidrogenados

✓ Todo tipo de azúcares refinados

✓ Cafeína

✓ Leche y lácteos (excepto el Kéfir bio de cabra y el yogur natural bio)

✓ Proteínas animales como carnes procesadas

✓ Aditivos alimentarios (conservantes, colorantes, edulcorantes, potenciadores del sabor, nitritos) à ¡ Leer bien las etiquetas de los productos alimentarios !

✓ Cacahuetes y su mantequilla

✓ Bebidas alcohólicas

✓ Alimentos fritos, ahumados y a la parrilla

Tomar abundantes zumos de frutas y jugos o batidos de verduras frescas para proporcionar al organismo gran cantidad de nutrientes.

Ingerir una ración diaria de verduras de la familia de las crucíferas: col morada, berza, brécol, coliflor, coles de Bruselas y nabos. Contienen potentes antioxidantes denominados glicosinolatos, que protegen al organismo frente a los radicales libres. Pero ojo!!! No comer si hay también patología de tiroides (estoy especializada en el tratamiento dietético, natural y Ortomolecular de Disfunciones Tiroideas porque yo padezco una).

Consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 (aceites de pescado y aceite de linaza). Algunos estudios demuestran que inhiben la propagación del cáncer de mama.

Consumir ajos crudos, cebollas crudas, rábanos, jengibre y zumo de limón (diluido en agua y sin endulzar o en caldos de verduras) en cantidades abundantes, pues tienen propiedades anticancerosas.

Convienen sobre todo los alimentos ricos en vitaminas del grupo B y vitamina C, que además contengan selenio y otros antioxidantes naturales.

Optar por tomar alimentos de cultivo biológico (sin abonos ni pesticidas)

ALIMENTOS BENEFICIOSOS:

Frutas y hortalizas frescas: El riesgo de contraer cáncer se reduce a la mitad en las personas que consumen mucha fruta y muchas hortalizas. Nadie conoce en realidad la mejor dosis para prevenir el cáncer, pero una buena medida consiste en 2 frutas y 3 hortalizas al día como mínimo.

Ajo y cebolla: En el ajo y la cebolla se han identificado más de 30 enemigos de los carcinógenos, entre ellos, el sulfuro de dialilo, la quercitina y los ajoenos. Pueden bloquear los agentes carcinógenos más activos como las nitrosaminas y las aflatoxinas, relacionadas directamente con los cánceres de estómago, pulmón e hígado.

Tomate: Su poder anticancerígeno reside en el pigmento que le da color: el licopeno. Es dos veces más poderoso que el beta-caroteno como destructor del oxígeno libre, la molécula tóxica de oxígeno que puede desencadenar el cáncer en las células. Hay también un poco de licopeno en la sandía y en los albaricoques.

Cítricos: Los cítricos: naranja, pomelo, limón y lima, constituyen un conjunto anticanceroso muy completo, ya que contienen muchas sustancias naturales (carotenoides, flavonoides, terpenos, limonoides y cumarinas), que por sí solas han demostrado neutralizar el poder de agentes carcinógenos agresivos. Se ha demostrado que poseen 58 sustancias químicas anticancerosas conocidas, más que cualquier otro tipo de alimentos.

Judías de soja ecológicas: Poseen por lo menos 5 agentes anticancerosos conocidos. Tienen actividad antiestrogénica para bloquear cánceres de tipo hormonal, como de mama y próstata. Son la fuente más rica de inhibidores de la proteasa, que además han demostrado poder bloqueante sobre los cánceres de colon, boca, pulmón, hígado, páncreas y esófago. También contiene fitosteroles y saponinas. Los primeros contribuyen a suprimir el cáncer de colon, y las saponinas estimulan la inmunidad, eliminando directamente ciertas células cancerosas, frenan su crecimiento a nivel del cuello uterino y de la piel, e incluso pueden invertir el proceso de desarrollo de las células cancerosas en el colon. Frenan también la formación de nitrosaminas (uno de los carcinógenos más temidos), que provocan sobre todo cáncer de estómago y de hígado. No hablamos de los suplementos de soja, ni de la soja transgénica o manipulada que abunda en nuestros mercados y en un gran número de alimentos procesados.

Té rojo y té verde: Su poder anticanceroso se debe a las catequinas.

Pescado azul: Su aceite reduce el tamaño y número de los tumores y su tendencia a diseminarse. También se ha demostrado que suprime los crecimientos precancerosos que terminan en cáncer de colon. Impiden la diseminación del cáncer de mama después de la cirugía. Contribuye a bloquear la adhesión de las nuevas células tumorales errantes, impidiéndoles hacer metástasis.

Crucíferas (brécol, coles, etc.): Ricas en glucosinolatos y otros compuestos antioxidantes y protectores. No si hay enfermedad de tiroides.

Hongos Shee-Take, Maitake y otras setas orientales: Contienen lentinano, beta-glucanos, arabinogalactanos, y otras sustancias que activan la capacidad anticancerosa del sistema inmunitario.

Yogurt o Kéfir ecológico de cabra: Los cultivos vivos del yogur aumentan el funcionamiento del sistema inmunológico, porque activan la producción del interferón gamma, que puede retardar el crecimiento tumoral.

Regaliz: Los triterpenoides del regaliz eliminan las células cancerosas de crecimiento rápido, y hacen que algunas células precancerosas vuelvan a su ciclo normal de crecimiento. (NO tomar si hay hipertensión)

Aceite de oliva: Su consumo reduce el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, sobre todo el de mama, cuando sustituye a otras grasas alimentarias. Su poder anticanceroso se debe a su riqueza en sustancias antioxidantes (vitamina E) y en ácidos grasos monoinsaturados.

Cereales integrales: La fibra que contienen acelera el tránsito intestinal, retiene y arrastra las sustancias cancerígenas que pudiera haber en el tracto digestivo. Al impedir la absorción de sustancias cancerígenas, protege de muchos tipos de cáncer, no sólo de colon. Además contienen fitatos, que por un lado reducen la absorción de hierro y zinc, pero por otro, actúan como anticancerígenos.

Remolacha roja: Tiene elementos fitoquímicos anticancerosos.

Legumbres: Contienen fibra y ácido fítico y fitatos, con acción anticancerígena. Los fitoestrógenos que contienen (genisteína y deaidzeína) actúan sobre los cánceres hormonales. También contienen Zinc.

Nueces de Brasil, Levadura de cerveza y melaza: Son buenas fuentes de Selenio.

Sésamo, azúcar de arce, frutos secos: Son buenas fuentes de Zinc.

Jengibre: contiene gingeroles y sustancias antioxidantes, además de vitaminas y minerales.

Algas, frutos y vegetales coloreados: Fuentes de carotenoides.

Bayas: ricas en antocianos antirradicalares.

Hierbas aromáticas: contienen aceites esenciales cuyos componentes tienen una fuerte acción protectora frente al cáncer.

Una rica y original receta que está extraída de la fantástica web: http://www.misrecetasanticancer.com/

Crema de coco y zanahoria con cebolla y jengibre agridulce

receta anticancer

Ingredientes:

4 zanahorias

2 patatas

1 cebolla

2 cebollas chalote

1 trozo de jengibre

4 cucharadas de coco rallado

1 cucharada de vinagre de manzana

1 cucharada de azúcar moreno de caña

50 ml de nata vegetal (de soja o similar)

Sal y pimienta al gusto

Aceite de oliva

1 diente de ajo

Preparación:

Llevar a ebullición una olla con agua y hervir por 20 minutos las zanahorias juntas con las patatas y la cebolla. Una vez estén hechas las verduras “al dente” escurrirlas y triturarlas en licuadora con un poco del propio caldo, y añadirle el coco, la crema vegetal, sal y pimienta al gusto.

Preparar una sartén con aceite de oliva y sofreír a fuego medio la cebolla chalote cortada en aritos con el diente de ajo en trocitos, y el trozo de jengibre pelado y cortado muy pequeño. Dorar un poco y añadir el vinagre y el azúcar moreno, bajar el fuego y seguir removiendo durante unos 10-15 minutos.

Servir el puré de verduras en un cuenco y añadir encima un par o tres cucharadas del sofrito.

El jengibre, tiene propiedades medicinales que elevan la temperatura, con propiedades afrodisiacas, regula la energía, y activa todo el cuerpo. Forma parte de aproximadamente el 50% de los compuestos medicinales de Asia. Siendo considerado como medicina natural para todo. Se le utiliza para enfermedades musculares y reumáticas. Se le utiliza para los desórdenes digestivos y úlceras estomacales, tanto en prevención como en curación.

Investigaciones recientes dan prometedoras esperanzas para diversos tipos de cáncer en la piel utilizando su aceite. Se le utiliza en infinidad de tratamientos.

Tomar coco rallado aporta mucha fibra y potasio. La fibra ayuda a favorecer el tránsito intestinal, controla la glucemia y ayuda a prevenir el cáncer de colon.

Las zanahorias poseen altos contenidos de carotenos, compuestos que el hígado transforma en vitamina A. Los betacarotenos nos ayudan a prevenir ciertos cánceres, como el de pulmón o el de boca. Ayuda a nuestra visión, el mantenimiento de la dentadura y al buen estado de la piel.

El vinagre de manzana es diurético y depurativo, gran bactericida y fungicida.

Mis ánimos sinceros y apoyo para todas las personas que sufren algún tipo de cáncer.

Seguir leyendo

¿SUFRES DE CANDIDIASIS Y QUIZÁS NO LO SABES?

La candidiasis crónica o la recurrente, conocida en inglés como síndrome de la levadura, es el organismo responsable de las aftas comunes. La Cándida albicans es un tipo de levadura que pertenece a la familia de los hongos. Puede afectar localmente como en el caso de la vaginitis o puede extenderse más allá de la región abdominal e infiltrarse en el torrente sanguíneo, lo cual permitirá afectar prácticamente a todas las partes del cuerpo.

A pesar de que está en nuestro organismo desde el nacimiento, no todos padecemos candidiasis, sistémica o no. Se detecta mediante el cultivo de las heces y por los anticuerpos de la cándida en sangre, que se han creado para destruirla. Estos anticuerpos se detectan, pero su presencia puede que no parezca alarmante a quien realiza un análisis de sangre, dado que en un principio, no es perjudicial. Pero una concentración elevada en las heces o una alta concentración de anticuerpos proporcionarán una buena base para la evaluación.

Foto candidiasis

Síntomas: 

  • Generales: fatiga, cansancio, letargo sin causa ni explicación, malestar general y disminución de la líbido.
  • Trastornos del sistema nervioso: dolores de cabeza, mareos, irritabilidad, migrañas, dificultad de concentración.
  • Trastornos del sistema inmunitario: alergias respiratorias y problemas de oído, nariz y garganta (otitis, rinitis, sinusitis), alergias cutáneas (acné, eccema, urticaria, psoriasis, aftas y erupciones en la boca).
  • Trastornos del sistema endocrino: trastornos premenstruales y menstruales debidos a problemas hormonales.
  • Trastornos en el sistema urogenital: irritaciones e infecciones locales (vaginitis, cistitis, aftas e irritaciones en el ano).
  • Micosis cutáneas :(pie de atleta), ungulares y ginecológicas recidivantes.
  • Trastornos digestivos: colitis, estreñimiento o diarrea, regurgitación ácida, gases. En los dolores gástricos comprobar la posible existencia de infección asociada al helicobacter pylori. Inflamaciones del abdomen superior con sensación de “fuego”, empeoramiento cuando se consumen alimentos refinados o con levaduras, ansia por los refinados y/o azúcares y/o alcohol, intolerancia también al alcohol.
  • Trastornos emocionales y mentales: depresión, sensación de impotencia, mala memoria, poca claridad de pensamiento, insomnio, ansiedad.
  • Dolores articulares y musculares.
  • Empeoramiento después de un embarazo o de la toma de anticonceptivos.
  • Déficit de Zn (zinc) o de Fe (hierro).
  • Empeoramiento con la humedad o con la niebla.
  • Hipoglucemias, agravación de la diabetes e hiperinsulinismos.
  • Retención hídrica, aumento de peso
  • Síndrome del colon irritable (SCI), permeabilidad intestinal excesiva y toxinas intestinales (lesión del tejido conjuntivo que asegura la integridad de la mucosa intestinal causada por las toxinas del intestino, mala alimentación, radicales libres y la cándida).
  • Aumento de la sensibilidad ante los productos químicos (por reducción de la función hepática ya que el hígado está sobrecargado al tener que eliminar las toxinas producidas por la cándida y las producidas por las bacterias patógenas).

Si quieres que averigüemos juntos las posibles causas que te han llevado a esta situación y sobre todo, quieres conocer cuál es el mejor tratamiento Dietético y Ortomolecular que te llevará a experimentar los cambios que tanto deseas, no te lo pienses y concédete tu mejor regalo: TU SALUD

ATRACONES NAVIDEÑOS…SI NO PODEMOS EVITARLOS…

 

Se acercan unas Fiestas entrañables para estar en familia y también para pegarnos los típicos atracones. Los menús navideños se convierten en “bombas calóricas”, exceso de alimentos ricos en grasas, ácido úrico y azúcares y un elevado consumo de alcohol…pero ¿quién puede resistirse?

En muchos casos, después nos arrepentimos, cuando tales excesos provocan un sobreesfuerzo del aparato digestivo y sentimos por ejemplo: acidez, abdomen hinchado, pesadez de estómago, flatulencias, estreñimiento o diarrea, náuseas, resaca, dolor de cabeza e incluso aumento del colesterol y triglicéridos, hiperglucemia, aumento de las transaminasas hepáticas, alteración del sistema inmune, insomnio, ansiedad, trastornos de la piel, aumento de peso, etc…ya lo dice el refrán…De grandes cenas están las tumbas llenas!

IMAGEN MESA NAVIDAD PARA EL ARTÍCULO REVISTA DICIEMBRE 2015

Obviamente la clave está en la moderación. Nos ayudará el comer despacio masticando bien los alimentos y el parar de comer al primer indicio de haber comido más de lo normal. Beber 1 o 2 vasos de agua o una rica infusión antes de empezar a comer también ayuda a “saciarnos algo previamente”.

Son ideales las infusiones digestivas de plantas medicinales como la manzanilla, el té de roca (de Aragón), la menta, el tomillo, anises, la milenrama o las infusiones desintoxicantes como el cardo mariano, la alcachofera, el diente de león, el boldo o la salvia.

Si en cambio queremos reducir nuestro apetito antes de empezar a deleitarnos ante tantos y variados “manjares” podemos optar por sustancias como el Glucomanano (polisacárido o hidrato de carbono complejo) no digerible que se extrae del tubérculo de una planta asiática llamada Amorphophallus konjac. Es capaz de absorber agua formando un gel espeso y aumentar el volumen de las heces y conseguir así regular la función intestinal y evitar el estreñimiento, actuando como un laxante suave. También la Garcinia Cambogia es un fruto indio rico en ácido hidroxicítrico, que interfiere en el metabolismo de los azúcares y grasas y evita que se transformen, evitando su acumulación. Los Fructo-oligosacáridos, un tipo de fibra soluble abundante en espárragos, cebollas, puerros que hacen crecer las bacterias beneficiosas del intestino (microbiota) aliviando el estreñimiento, la hinchazón y que ejercen también un cierto efecto saciante. Asimismo encontramos también la propiedad saciante en el Chitosán que es un polisacárido que se obtiene del caparazón de los crustáceos. Pero, para finalizar, cuidado con utilizar la famosa alga fucus, yo nunca la recomiendo por su contenido en yodo, ya que puede alterar la función correcta de la glándula tiroides y por consiguiente nuestro metabolismo.

¡Espero que disfrutéis con salud de la Navidad!

La importancia del Calcio y el Magnesio en la salud osteoarticular

El calcio es el mineral más abundante en el organismo. Cerca del 99% del calcio corporal está depositado en los huesos y dientes, mientras que el resto lo está en los tejidos blandos (músculos, tendones, grasa, vasos sanguíneos…). La proporción Calcio/Fósforo en los huesos es de 2,5 a 1. Para que el calcio actúe adecuadamente debe estar acompañado por el Magnesio, el Fósforo, y las vitaminas A, C y D. Sus principales funciones corporales a nivel osteoarticular son: desarrollar el sistema óseo (huesos y dientes) sobre todo en la niñez y la juventud, mantener un sistema óseo saludable, fomentar en compañía del Magnesio la salud cardiovascular. Seguir leyendo

CAMBIO DE ESTACIÓN: MÁS VALE PREVENIR…

Explicado llanamente podemos decir que el sistema inmunitario es la defensa del cuerpo contra los ataques del exterior, sobre todo contra las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas. Cuando su funcionamiento es deficiente, puede aparecer desde el típico resfriado propio de los cambios de estación hasta el SIDA, pasando por el cáncer, la esclerosis múltiple, el síndrome de fatiga crónica, candidiasis, furúnculos, gripe, endurecimiento de arterias, alergias, asma, artritis reumatoide, etc. Seguir leyendo

¿ ESTRÉS CRÓNICO O QUIZÁS ESTRÉS POST-VACACIONAL ?

¿Padeces de estrés crónico o quizás, después de las vacaciones, de estrés o depresión post-vacacional?

_071

Como ya sabemos, el estrés es cualquier reacción ante un estímulo físico, mental o emocional que puede alterar el equilibrio natural de nuestro organismo. Es un aspecto inevitable de la vida y puede deberse tanto a factores físicos como psicológicos (presiones laborales, problemas con la familia o amigos, el aburrimiento que pueden generar la falta de estímulos o de interés por el trabajo, el paro o la jubilación, la aflicción por el fallecimiento de un ser querido, los divorcios o separaciones de pareja, el nacimiento de un hijo, el exceso de trabajo, la falta de sueño, enfermedades físicas, el abuso del alcohol, el tabaquismo, etc.). Otras personas crean su “propio estrés” y encuentran fácilmente motivos de preocupación tengan o no razones objetivas para angustiarse. Seguir leyendo

PIERNAS CANSADAS, ¿QUÉ PODEMOS HACER?

Por culpa de varices, ya sabéis, dilataciones venosas con incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón, o bien por las telangiectasias o arañas vasculares que son las dilataciones de capilares pequeños, notamos como, con las altas temperaturas del verano, aparece dolor, pesadez, sensación de cansancio, calambres, hinchazón y puede complicarse con úlceras, trombosis y hemorragias. Seguir leyendo